728 x 90

Un menor número de enfermeras genera un mayor número de complicaciones y muertes

  • 19/03/13
img

Las deliberaciones de los presidentes de la Organización Colegial de Enfermería han estado centradas respecto a las consecuencias que está suponiendo para la seguridad del paciente las medidas anticrisis adoptadas en los últimos dos años

Las deliberaciones de los presidentes de la Organización Colegial de Enfermería han estado centradas respecto a las consecuencias que está suponiendo para la seguridad del paciente las medidas anticrisis adoptadas en los últimos dos años por las administraciones públicas. En este sentido el Consejo General de Enfermería ha puesto de manifiesto cómo el estudio APEAS (Estudio sobre la seguridad de los pacientes en atención primaria de salud) expone que el 70% de los eventos adversos que se producen en atención primaria son evitables o claramente evitables. Entendiendo como evento adverso la definición de la Agencia de Calidad del SNS (Sistema Nacional de Salud): “toda lesión, daño, incapacidad, prolongación de la estancia hospitalaria o muerte relacionado con el proceso asistencial”.



Respecto a la atención hospitalaria, el Estudio ENEAS (Estudio Nacional sobre los efectos adversos ligados a la hospitalización) señala que en este ámbito asistencial, el porcentaje de eventos adversos que son evitables asciende al 42%. Y si nos atenemos a las Unidades de Cuidados Intensivos, áreas asistenciales que merecen un análisis independiente por el riesgo vital del paciente ingresado, el Estudio Seguridad y Riesgo en el enfermo crítico (SYREC), pone de manifiesto que el riesgo de sufrir un evento adverso por ingresar en una UCI es del 40%, y que el 60% de los que realmente se producen, son evitables.


En la primera ponencia, se ha analizado la abundante evidencia científica nacional e internacional que demuestra cómo la utilización de Guías Clínicas y la adopción de estrategias de seguridad consigue reducir fehacientemente los eventos adversos para el paciente. Entre los ejemplos de implantación de Guías Clínicas que han conseguido demostrar que son una apuesta clara por la seguridad de los pacientes. Así, por ejemplo, se ha ahondado en el Proyecto Bacteriemia Zero, que ha supuesto una disminución del 50% del riesgo de infección por catéter; un total de 742 Sepsis menos en 18 meses, de 66 muertes evitadas y un ahorro de casi 28 millones de euros del SNS.

Respecto a toda esta información científica, los presidentes de la enfermería española han mostrado suma preocupación porque la situación crítica actual podría estar multiplicando el número de eventos adversos en hospitales y centros sanitarios. En este sentido cabe destacar que en la ponencia se ha mostrado con reiterada evidencia científica internacional que un mayor número de enfermeras genera una menor mortalidad; un menor número de enfermeras genera un mayor número de complicaciones y muertes; y más horas de dedicación de enfermería supone menor número de complicaciones y muertes. Han contrastado científicamente que chocan de lleno con la destrucción indiscriminada de plazas de enfermería en hospitales y centros sanitarios que están realizando las administraciones públicas.



Líneas rojas seguridad del paciente


La ponencia del Consejo General de Enfermería ha analizado también la necesidad de velar para que los hospitales y centros sanitarios cumplan escrupulosamente las ratios enfermera/paciente que recomienda la agencia de calidad del SNS. Los presidentes han acordado elevar a la Asamblea General de la Organización Colegial de Enfermería la estrategia

“Líneas Rojas” de la seguridad del paciente en hospitales y centros sanitarios. Esto supone que la Organización Colegial de Enfermería va a crear observatorios en los Colegios Provinciales de Enfermería que trabajarán en red con el Consejo General. Asimismo se va a poner en marcha una plataforma web desde donde enfermeros y pacientes, podrán denunciar con garantías de confidencialidad, aquellos servicios asistenciales donde se vulneren las recomendaciones y estándares mínimos establecidos por el SNS en cada uno de los supuestos. Con ello se pretende garantizar que la seguridad de los pacientes no corre ningún riesgo. Asimismo, los Colegios de Enfermería vigilarán de oficio que no traspasan dichas líneas rojas y actuarán de forma contundente, incluyendo la vía judicial.

Leer noticia en www.consalud.es