728 x 90

Artículo de El Diario Montañés: "No hay más opción que la huelga"

  • 26/04/19
img

El colectivo de enfermería de Cantabria mantiene la convocatoria "en defensa de la profesión". La primera huelga de la enfermería cántabra en 40 años será indefinida a partir del 6 de mayo

Salvo que la consejera de Sanidad, María Luisa Real, descuelgue hoy el teléfono y tire de receta mágica para revertir la situación de "hartazgo" e "indignación" que cunde entre el personal de enfermería de Atención Primaria (el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Benigno Caviedes, se acaba de coger vacaciones), no hay quien pare la movilización convocada por el sindicato Satse, con el respaldo rotundo del Colegio de Enfermería. A partir del lunes, que comienza la semana de paros parciales, puede ocurrir que entre las 08.30 y las 10.00 horas haya centros de salud con una única enfermera operativa –que será la de servicios mínimos– si el resto de compañeros secunda la protesta.

Ayer, en la asamblea informativa celebrada para aclarar los motivos que han desembocado la que sería la primera huelga del colectivo en Cantabria en 40 años, se consultaron dudas "sobre el galimatías que pretende implantar el SCS" con la limitación de las agendas de los médicos de Atención Primaria y sus consecuencias sobre el trabajo de la enfermería, pero sobre todo se puso de manifiesto un malestar generalizado con la gestión de la Consejería de Sanidad. "Ha llegado el momento de dar un golpe en la mesa, ya está bien". "Nos han ninguneado, la enfermería tiene que estar unida en esto. Que se note que paramos, que se note que sí somos imprescindibles". "Es la única manera que tenemos de intentar cambiar las cosas y de que la sanidad pública mejore, porque se la están cargando". Fueron algunas de las intervenciones que se escucharon entre los cerca de 200 profesionales que acudieron a la reunión, tanto de Atención Primaria como de los hospitales, y que arrancaron más aplausos entre sus compañeros. 

"La conflictividad no es buena para nadie, pero no nos han dejado otra opción", apuntó Rocío Cardeñoso, presidenta del Colegio de Enfermería, defraudada por la inacción de la Consejería. Tanto los que se declaraban dispuestos a secundar los paros y animaban al resto a hacerlo, como los que se mostraban también preocupados por la repercusión que tendrá la iniciativa entre los pacientes afectados (los paros coinciden con la hora punta de extracciones de sangre), consideraban que "es importante que el ciudadano entienda por qué vamos a la huelga". Y, según señalaron, les sobran motivos. "A la enfermería se la desprecia, se la pisotea y no se la valora su trabajo", criticó un enfermero veterano. En cambio, "se van a invertir 4 millones de euros en peonadas (horas extras) para nada, porque lo único que va a generar es un caos organizativo en los centros", opinó Cardeñoso. Un caos que ya se ven venir las enfermeras: "No hay por dónde cogerlo", comentaban.

El "punto de inflexión" ha sido el reciente acuerdo aprobado por la Administración para reorganizar la Atención Primaria con motivo de la entrada en vigor de la jornada de 36 horas semanales, negociado con el Sindicato Médico y después ratificado por CSIF y ATI en mesa sectorial. Pero en el foro de ayer dejaron claro que se trata de "defender nuestra profesión". Aunque hay reivindicaciones por las que pelea el sindicato que afectan a la nómina, el colectivo insistió en que "el reconocimiento económico no lo es todo, se paga lo que se reconoce, y si no se paga es porque no se valora el trabajo que hacemos". Y eso es, a su juicio, "lo más grave". 

La secretaria autonómica de Satse, María José Ruiz, al frente del comité de huelga, informó de la postura "enrocada" de la Administración. "No nos llevemos a engaño. El documento firmado no tiene vuelta atrás, pero a tiempo estamos de mejorarlo. De lo contrario, que se atengan a las consecuencias", advirtió. "Tenemos que estar toda la profesión junta en esto", dijo Cardeñoso, porque "no se pueden tomar decisiones políticas sin contar con la enfermería cuando se habla de nuestras competencias". De hecho, uno de los cambios más controvertidos, señalados como "línea roja", es la gestión de la demanda urgente (triaje): "Nos negamos a hacer de minimédicos, somos enfermeras". 


Fotografías:
-Los asistentes a la asamblea informativa sobre la huelga de enfermería muestran carteles reivindicativos "en defensa de la profesión". ROBERTO RUIZ
-Cerca de 200 profesionales de enfermería acudieron ayer a la asamblea informativa, que debido al aforo se trasladó del Colegio al Hotel Hoyuela. ROBERTO RUIZ