728 x 90

Asesores jurídicos y expertos en comunicación de la Mesa de la Profesión Enfermera desarrollan una nueva campaña de sensibilización e información contra el Real Decreto de "Prescripción Enfermera"

  • 20/11/15
img

Se hará hincapié en la obligación de cumplir con la legalidad vigente, es decir, de ajustarse estrictamente a lo establecido en el Real Decreto. De lo contrario, los enfermeros estarán actuando en contra de la ley y su Código Deontológico

Responsables de comunicación y asesores jurídicos de la organización colegial de Enfermería y SATSE celebraron a lo largo de la jornada de ayer una jornada de trabajo para definir el plan estratégico de actuación ante el ante los cambios de última hora en el Real Decreto de prescripción enfermera. A lo largo de la jornada los asesores jurídicos de la mesa de la Profesión Enfermera hicieron especial hincapié en la necesidad de la suspensión cautelar del polémico artículo del Real Decreto “ante los perjuicios que va a suponer al sistema sanitario". En este sentido, los profesionales del derecho reunidos en la sede del Consejo General consensuaron las acciones jurídicas a desarrollar una vez se publique en el BOE el Real Decreto que consideran “ha incurrido en irregularidades de forma y fondo que, además de ser contrarias a ley, perjudican gravemente a los ciudadanos y profesionales”.

 

Todos estos aspectos fueron compartidos con la firma de un prestigioso despacho de abogados que ofrecerá un dictamen la próxima semana, confirmando la “auténtica chapuza desde el punto de vista jurídico” de este RD. Además, consideran que el retraso en su publicación en el BOE obedece a “que sus propios responsables son conscientes de los errores cometidos y, por ello, intentan dilatar su entrada en vigor lo máximo posible”.

 

Por su parte, los responsables de la comunicación de ambas organizaciones avanzaron los detalles de una nueva campaña de información con el objetivo de dar a conocer a ciudadanos y profesionales las graves consecuencias que para ellos tendrá la entrada en vigor de la normativa. Se intentará recordar que históricamente los enfermeros han usado o indicado determinados medicamentos de prescripción médica a través de protocolos realizados por equipos multidisciplinares o por las autoridades sanitarias. El nuevo texto modificado por el Gobierno obligará a que el paciente, ante la más mínima variación de su estado, se vea obligado a acudir al médico para que le diagnostique, prescriba  o realice el seguimiento del tratamiento. Esto conllevará más esperas, más consultas y más gestiones para los ciudadanos y pacientes, afectando muy directamente al desarrollo normal de la asistencia sanitaria.

 

A los profesionales de la Enfermería se recordará la obligación de cumplir con la legalidad vigente, es decir, de ajustarse estrictamente a lo establecido en el Real Decreto. De lo contrario, los enfermeros estarán actuando en contra de la ley y su Código Deontológico, asumiendo una responsabilidad profesional que no les corresponde, con las pertinentes consecuencias de todo tipo: posible comisión de un delito de intrusismo profesional, posibles denuncias por lesiones o por homicidio; y en todo caso, la no cobertura por parte de la póliza de responsabilidad civil.