Cantabria se quedará sin enfermeros escolares el próximo curso

  • 30/05/18
img

El inesperado cambio de postura del Gobierno Regional interrumpe la implantación de  la figura de la enfermera escolar que  la Fundación Enfermería Cantabria ha pilotado  durante cuatro años con resultados excelentes para  escolares , familias y centros. La Fundación Enfermería de Cantabria (FECAN) puso en marcha el proyecto  piloto de Enfermería Escolar hace cuatro años en otros tantos centros educativos de la comunidad  con  resultados excepcionales,  el apoyo de toda la comunidad escolar  y el anuncio del Gobierno Regional  de coger el relevo del proyecto y asegurar su continuidad a través de la Consejería de Educación pero, tras el cambio de consejero,  este relevo  no se va a producir por lo que el proyecto finalizará este curso con la desaparición de la figura del enfermero escolar en los colegios cántabros

Los responsables de la Fundación  Enfermería de Cantabria (FECAN) han anunciado a  representantes de la comunidad educativa y miembros de las AMPAS de los colegios en los que se ha realizado el pilotaje de  Enfermería Escolar  la finalización del proyecto por  la falta de apoyo del Gobierno Regional.  A pesar del compromiso alcanzado  por el Gobierno de Cantabria y por  los anteriores responsables de la Consejería de Educación, tras la toma de posesión del nuevo consejero, Francisco Javier Fernández Mañanes, la viabilidad del proyecto y su continuidad “no es posible  porque no hay financiación, a pesar de que es un muy  interesante”. 

La Fundación del Colegio de Enfermería de Cantabria ha asumido los gastos del pilotaje del proyecto de Enfermería Escolar con la ayuda de las AMPAS y los colegios  durante  sus cuatro años de vida  pero  no puede seguir invirtiendo en el proyecto  porque su objetivo era  demostrar la utilidad  de la Enfermería Escolar y   el ahorro que supone para la sociedad gracias a la educación en salud y a los cuidados que proporciona,  objetivo que ya  ha cumplido.   

El programa  consigue que los niños y las niñas de Cantabria  adquieran competencias en el manejo de su salud y autocuidados porque  al igual que se forman en materias como  matemáticas o  ciencias sociales también  deben de formarse en la promoción de la salud y en la gestión de sus cuidados para adquirir hábitos de vida saludables  que van a condicionar su vida adulta,  apoyando así de manera transversal al plan docente establecido en cada curso y ofreciendo  apoyo a las familias con actividades organizadas específicamente para ellos.

Se trata de  un proyecto de futuro  que en estos cuatro años ya ha dado resultados como  mejores  índices de obesidad,  alimentación saludable, aceptación de la diversidad, prevención del acoso, educación sexual y,  por supuesto,   atención en situaciones urgentes y plena integración en los centros escolares de  niños con necesidades especiales por problemas de salud o  patologías  crónicas,  problemas que sufren muchos escolares  y sus familias y que,   tal y como  reconoce la Consejería,   sigue sin   solucionarse.    Hace pocos meses la propia Consejería, sabiendo que no iba a continuar con el proyecto de Enfermería Escolar,  ofertaba  este servicio a las madres de  niños  con graves problemas de salud  de los  colegios  Escolapios y  Antonio Mendoza  para su escolarizacion,   porque  en esos centros sí existía la figura de enfermera escolar, algo  que no sucederá en ningún centro de Cantabria el próximo año.

El proyecto ha contado con cuatro enfermeros colegiados en Cantabria que han desarrollado su actividad profesional en otros tantos centros educativos  bajo el pilotaje de la Fundación de Enfermería de Cantabria con resultados excepcionales.   En concreto,  se han desarrollado 13 programas  formativos en  los colegios seleccionados con el objetivo de responsabilizarles de su salud y enseñarles hábitos saludables.  Año tras año, los excelentes resultados del pilotaje y la colaboración de todo el personal docente y de los padres, a través de las AMPAS, han impulsado el desarrollo de este proyecto pionero en España y en proceso de implantación en otras comunidades, como  Navarra  o Extremadura. Además,  los Enfermeros Escolares  han atendido decenas de  problemas de salud en los centros en los que han desarrollado su actividad evitando visitas a urgencias  y apoyando a niños y jóvenes con problemas de salud. 

La selección de los colegios se realizó con base a unos criterios que permitieran abarcar todo el espectro educativo de Cantabria, por lo que están representados los centros rurales, públicos y privados para que los resultados de los diferentes estudios fueran fiel reflejo de nuestra sociedad. El coste del desarrollo de este plan se ha sufragado en un 80 por ciento por la Fundación y el resto por los propios centros y Ampas participantes en el proyecto.

En una reunión anterior con la FECAN,  el consejero de Educación  planteó    estudiar la opción de que la Consejería  de Sanidad sufrague los gastos para que el programa pueda seguir desarrollándose pero,   a día de hoy,    Mañanes se ha desvinculado de esta posibilidad y  ha recordado que hay otros planes que llevan tiempo funcionando  y que son prioritarios.

Por otra parte, otro proyecto  pionero en Cantabria, la Red  Cántabra de Escuelas  Promotoras de Salud, tampoco continuó por la falta de apoyo institucional tras años de historia  lo que demuestra  la falta de compromiso con  la educación en salud de los gobiernos cántabros, según expresan los centros que estaban adscritos.

La Fundación del Colegio de Enfermería de Cantabria  seguirá trabajando para que los niños y niñas de la región, sus familias y los docentes cuenten con una enfermera escolar como herramienta para construir unas bases saludables con visión de futuro.

Menú NOTICIAS

Noticias destacadas