728 x 90

"Cuidados sin sujeciones, enfermería de enlace o pacientes activos", principales retos de futuro para abordar con garantías los cuidados profesionales en el ámbito de la cronicidad

  • 08/08/18
img

El colegio de Enfermería de Cantabria apuesta por un cambio de modelo y fomenta el desarrollo de nuevos ámbitos de trabajo enfermero profesional y autónomo, a través del apoyo a sus grupos de trabajo, asociaciones y sociedades científicas

Según datos de la OMS en 2020 las enfermedades crónicas supondrán más del 60% de la carga global. En nuestro país se estima que cerca del 80% del presupuesto anual de sanidad se destina a mayores de 65 años, que protagonizan seis de cada diez ingresos hospitalarios y el 33% de las urgencias. Por su parte, las dolencias crónicas acaparan ocho de cada diez consultas de Atención Primaria. Estas cifras reflejan la necesidad de adecuar el modelo de atención sanitaria a las necesidades reales que la sociedad demanda. Es por ello, por lo que, entre otras cuestiones,  desde hace varios años el Colegio de Enfermería de Cantabria creó el grupo de trabajo “la sujeción no es un cuidado” con la idea de convertir paulatinamente Cantabria en la primera región libre de sujeciones. Junto a la mejora de la calidad asistencial de los pacientes, la lucha contra la cronicidad se debe enmarcar en el ámbito de la Atención Primaria, donde se gestiona la totalidad de los cuidados profesionales en este ámbito de actuación. En este sentido,  la promoción de la “enfermera de enlace” o la divulgación de conceptos como “pacientes activos”, entre otras cuestiones, contribuirán a abordar con garantías  esta situación y el papel que debe desempeñar la enfermería en los próximos años. El envejecimiento de la población y el aumento exponencial de la cronicidad de la enfermedad  obliga a introducir  este nuevo modelo de cuidados que necesita nutrirse de pacientes activos, aquellos que buscan la independencia en sus procesos de cuidados y pueden enseñar a los demás para convertirse, en un momento dado, en pacientes expertos. Desde el Colegio de Enfermería de Cantabria se quiere realizar especial hincapié en la necesidad de buscar nuevos modelos de atención, en los que el paciente juega un papel indispensable para conseguir un futuro sostenible y de calidad de la salud de los ciudadanos, “pacientes activos que son aquellos que gestionan sus propios cuidados y su salud; y se los enseñan a los demás”. Un modelo,  apoyado y subvencionado  por la EU,  que sustituye al tradicional  y paternalista desarrollado hasta ahora y que se base en el empoderamiento de los pacientes en todo lo que tenga que ver en el proceso de su cuidado. El nuevo rol del paciente como agente activo y gestor de su salud y el paradigma de la atención centrada en él es uno  de los objetivos más importantes  en futuro próximo, convirtiendo a los pacientes en protagonistas activos de su propio cuidado. Es por ello por lo que la enfermería juega un papel fundamental a la hora de plasmar sus cuidados a la población.

Todas estas iniciativas, (cuidados dignos sin sujeciones, enfermera de enlace, pacientes activos) junto con la potenciación de la labor educativa de las enfermeras son algunos de los elementos   imprescindibles para el cambio de rumbo que debe abordar la sanidad en un futuro inmediato si quiere afrontar con garantías de éxito una transformación en el modelo asistencial de los cuidados profesionales.

La prevalencia de las condiciones crónicas de salud de la población de Cantabria y su aumento en el futuro, justifican el establecimiento del desarrollo de estos planes profesionales enfermeros, ya que es fundamental activar recursos más efectivos que promuevan la prevención de la cronicidad, procurando una atención continuada, coordinada e integral, segura, de calidad y satisfactoria, respetuosa con el paciente crónico, donde los profesionales del cuidado juegan un papel fundamental.