728 x 90

La Organización Colegial de Enfermería estima que más de 50.000 enfermeras han perdido su puesto de trabajo por culpa de los recortes sanitarios

  • 25/03/13
img

El desempleo enfermero ha sido uno de los temas más candentes de los tratados en las jornadas "Enfermería: situación crítica" celebradas en Aranjuez, así como el análisis de la situación en las distintas comunidades autónomas, y las medidas a adoptar para hacer frente a esta preocupante situación.

El desempleo enfermero ha sido uno de los temas más candentes de los tratados en las jornadas "Enfermería: situación crítica" celebradas en Aranjuez, así como el análisis de la situación en las distintas comunidades autónomas, y las medidas a adoptar para hacer frente a esta preocupante situación. La enfermería además es la mejor solución para garantizar la seguridad de los pacientes y la sostenibilidad del Sistema Nacional Sanitario.

En este sentido, los presidentes de la Enfermería han sido tajantes: "basta ya de que sean los enfermeros quienes paguen injustamente, con sus puestos de trabajo, los recortes de una sanidad que sigue manteniendo estructuras políticas e ineficiencias de gestión difíciles de justificar. La enfermería no es el problema si no la solución para una buena parte de los problemas que actualmente vive la sanidad".

Los datos del Observatorio de Empleo Enfermero ponen de manifiesto que el paro en enfermería crece a un ritmo incontrolado y lo hace diez veces más que en el caso de los médicos. Sin embargo el desempleo no es el mismo para todas las profesiones sanitarias. De esta manera, por cada médico en paro se quedan sin trabajo diez enfermeras. Así, en estos momentos el paro oficial registrado está en torno a 20.000 enfermeras pero, tal y como se puso de manifiesto en las Jornadas Enfermería: Situación Crítica, el real puede superar los 50.000 y sin que existe ninguna expectativa para los más jóvenes. "La situación es insostenible y profundamente discriminatoria e injusta. Simplemente no hay futuro para los enfermeros jóvenes".

Hasta ahora el de Enfermería ha sido un sector en el que el desempleo ha sido algo anecdótico, con tasas inferiores al 1%. Sin embargo, la actual crisis económica y los recortes sanitarios están haciendo surgir un nuevo problema: la falta de trabajo, que mes tras mes supera sus máximos históricos. Sin embargo, en tan sólo dos años se ha convertido en una situación insostenible, dadas las altas tasas de desempleo, que en poco más de tres años han pasado del 1,61% (sep-2009) al 7,99% (feb-2013), que en cifras absoluta se corresponden con 3.562 y 19.639 parados, respectivamente.

Esta destrucción indiscriminada de puestos de trabajo, afecta de manera directa a la atención de los pacientes, disminuyendo las ratios enfermeras / pacientes, disparando as carga asistencial y multiplicando el riesgo para la seguridad de los pacientes y los profesionales.

La tendencia para los próximos meses no es nada halagüeña puesto que las expectativas apuntan hacia un crecimiento mayor. Esta situación supone un auténtico desastre para la seguridad del paciente y la calidad de un sistema sanitario ya de por sí herido muy gravemente por la pérdida de puestos de trabajo sanitarios y por los recortes indiscriminados a los que se está viendo sometido.

Los presidentes han destacado que resulta primordial acabar de una vez por todas con el despido de enfermeros que están llevando a cabo las instituciones, ya sean públicas o privadas y poner en marcha, sin más dilación, políticas de RRHH equitativas. En este sentido, la Organización Colegial de Enfermería ha aprobado poner en marcha un protocolo para la denuncia de pérdida de puestos de trabajo así como para registrar cuantas consideraciones estimen oportunas y poder dejar constancia de las decisiones en materia de RRHH que se está llevando a cabo.

Además se van a llevar a cabo campañas informativas para concienciar a las administraciones, población y profesionales de la necesidad de establecer mecanismos que promocionen el empleo y no lleven a una destrucción del mismo que repercuta en un deterioro de la calidad asistencial y la seguridad del paciente.

Leer noticia en www.cge.enfermundi.com