El incumplimiento terapéutico afecta a casi el 50% de los pacientes con tratamientos crónicos y al 20% con agudos

  • 05/10/12
img

En la elaboración del documento ha participado un equipo multidisciplinar de expertos que han contemplado todos los ámbitos del sistema sanitario

En la elaboración del documento ha participado un equipo multidisciplinar de expertos que han contemplado todos los ámbitos del sistema sanitario.

El impacto de la adherencia o cumplimiento terapéutico es un problema sanitario de gran magnitud. Los datos que arroja la evidencia disponible así lo confirman: el incumplimiento afecta casi al 50% de los pacientes con tratamientos crónicos y al 20% de los pacientes con agudos. Por ello, se ha dado a conocer el Documento de Consenso en adherencia o cumplimiento terapéutico, "Una aproximación multidisciplinar al problema de la adherencia terapéutica en las enfermedades crónicas: estado de la situación y perspectivas de futuro".

En la elaboración del documento ha participado un equipo multidisciplinar de expertos que han contemplado todos los ámbitos del sistema sanitario: medicina, enfermería, farmacia y pacientes. Este consenso ha sido coordinado por el doctor Pedro Conthe, ex presidente de Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y miembro del Patronato de la Fundación Española de Medicina Interna, y por el doctor Emilio Márquez Contreras, secretario y coordinador del Grupo de Adherencia e Inercia Terapéutica de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-Lelha) y han participado como coautores el profesor José Luis Pinto, catedrático de Economía de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla; la doctora Nuria Fernández de Cano Martín, miembro del Grupo de Trabajo de Gestión del Medicamento y Seguridad del Paciente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); el doctor Manuel Ollero, director del Plan Andaluz de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas; Begoña Barragán, vocal del Foro Español de Pacientes y presidente del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC); la doctora Ana Aliaga, secretaria general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF); el doctor Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería de España y que ha contado con la colaboración de MSD.

El objetivo del documento es concienciar del impacto real y alcance del incumplimiento terapéutico en enfermos crónicos para discernir cómo afecta a su salud y al sistema sanitario y, de esta manera, trazar las líneas a seguir para minimizar los costes asociados al incumplimiento con la elaboración de programas específicos para favorecer la adherencia a los tratamientos.

El impacto del incumplimiento

En nuestro país, como se recoge en este documento el impacto de la falta de adherencia al tratamiento farmacológico alcanza cifras relevantes y describe el verdadero alcance de este problema sanitario. Concretamente en España, las cifras del incumplimiento de las medidas higiénico-dietéticas en los pacientes hipertensos están alrededor del 85%. Asimismo, según la evidencia recogida en este documento existen abundantes referencias que relacionan la falta de cumplimiento de los tratamientos con un aumento de la morbimortalidad.

Por ello, además de provocar un descenso en la calidad de vida del paciente y de poner en riesgo su salud, genera costes considerables. Los autores aportan claves encaminadas a mejorar el bienestar de los pacientes y a la sostenibilidad del sistema sanitario.

Según Máximo González Jurado, Presidente del Consejo General de Enfermería de España, "diversos estudios advierten que la falta de adherencia terapéutica puede llegar a condicionar hasta un tercio de los ingresos hospitalarios y, a pesar de todo, los planes de salud y las políticas sanitarias rara vez tienen en consideración este problema". En cierto modo, la adherencia terapéutica no se toma suficientemente en serio por los encargados de gestionar planes sanitarios eficientes y viables, que podrían minimizar costes tratando de aumentar el cumplimiento de las prescripciones. De este modo, ha señalado que "potenciar la adherencia al tratamiento constituye una de las mejores medidas de ahorro y una gran contribución a frenar el gasto sanitario".

González Jurado ha destacado que las enfermeras y enfermeros son los profesionales más capacitados para llevar a cabo esa labor de concienciación y de seguimiento dada su especial relevancia en la atención a pacientes crónicos y polimedicados.

Estrategias para un mejor cumplimiento Según la evidencia científica no existe una única intervención efectiva, sino la combinación de las mismas. Sin embargo, en este documento se han extraído una serie de estrategias consideradas como las más recomendables y contrastadas para un mejor cumplimiento.

Entre estas estrategias, una de las más efectivas consiste en educar al paciente acerca de su enfermedad, de forma individual y grupal, reforzando la motivación, concienciando al paciente y desarrollándose especialmente en colaboración con los diferentes profesionales sanitarios (médicos, enfermeros y farmacéuticos). El uso de llamadas telefónicas o el envío de cartas que ayuden al paciente a recordar citas con el profesional sanitario o que fomenten el cumplimiento pueden también ayudar a aumentar la adherencia.

En opinión del doctor Máximo González Jurado, es posible aumentar la adherencia de los pacientes al tratamiento a través de programas específicos. "Es primordial, en primer lugar, detectar si de hecho existe un incumplimiento farmacológico y tratar de discernir las causas. Para la solución, se ha demostrado que las medidas más eficaces se basan en una mayor eficiencia organizativa: a la hora de concertar citas con el personal sanitario (automatizar el proceso, que hasta ahora se hace por petición del paciente), impartir cierta educación sanitaria al enfermo y el uso de llamadas programadas para recordar las prescripciones. Además, reforzar actividades que favorezcan el cumplimiento y reconocer el esfuerzo del paciente ayudan a mejorar la adherencia terapéutica", concluye González Jurado.

Incumplen más personas mayores y mujeres

El documento de consenso muestra como, aunque el perfil del paciente incumplidor varía en función del proceso, hay un mayor grado de falta de adherencia entre los individuos de mayor edad, las mujeres y las personas de raza negra. Por enfermedades, los pacientes que peor siguen su medicación son los pacientes de depresión, ya que «es una patología que conlleva desidia, también a la hora de medicarse», añade José Luis Cobos, asesor del Consejo General de Enfermería, seguida del colesterol y la hipertensión arterial. De hecho, se sabe que hasta el 39,4 por ciento de los afectados por una enfermedad cardiovascular abandonan los medicamentos que les mandan sus médicos de familia, y hasta un 22 por ciento los que les indican sus especialistas.

En cuanto a los motivos del incumplimiento, el principal es el olvido, seguido de la falta de información. En este sentido, la presidenta de GEPAC, Begoña Barragán, ha criticado que «muchas veces » salen de las consultas de los médicos sin información por escrito, lo que favorece que no tomen como deben la medicación.

Copago

Además, Barragán ha criticado que con las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno en materia farmacéutica, como la implantación de un nuevo sistema de copago o la desfinanciación de más de 400 medicamentos, el grado de incumplimiento terapéutico puede aumentar. «Para algunas familias un euro no supone nada, pero para otras supone elegir entre pagarlo en la farmacia o comprar un litro de leche para sus hijos », ha asegurado.

El problema de todo esto, ha apuntado González Jurado, es que este incumplimiento puede provocar una menor efectividad de las terapias utilizadas, aumentar el riesgo de efectos adversos y provocar un incremento de las visitas a urgencias y hospitalizaciones. De hecho, «condiciona hasta una de cada tres hospitalizaciones que se producen en España», señala.

Papel del cuidador

En este sentido, según un estudio presentado durante el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), el 75% de los pacientes que requieren cuidador y no lo tienen no cumple el tratamiento que le han prescrito frente al 38,8% entre aquellos que tienen esa necesidad cubierta. La investigación, que ha incluido 263 pacientes con varias dolencias, concluye que en estos enfermos pluripatológicos la adherencia se ve influenciada por el grado de dependencia y la cobertura de las necesidades de cuidador.

El trabajo se diseñó con el objetivo de determinar el perfil de adherencia al tratamiento en este tipo de pacientes e identificar aquellos factores que pueden afectar el nivel de cumplimiento de la medicación prescrita. Con una duración de un año y medio (octubre de 2010- marzo 2012), se analizaron una serie de variables en pacientes que ingresaban en planta, recibían hospitalización domiciliaria o acudían a la consulta de medicina interna. Dichas variables fueron número de fármacos prescritos, presencia de determinadas patologías, grado de dependencia, deterioro cognitivo, necesidad de cuidador, grado de comorbilidad y valoración sociofamiliar.

El 50,3% eran varones; la edad media era de 76 años y recibían 12 fármacos. El 59% fueron considerados adherentes al tratamiento. Los autores observaron que de las variables analizadas las únicas que mostraron una asociación estadísticamente significativa con la adherencia fueron la necesidad cubierta del cuidador y el grado de dependencia. Comprobaron asimismo que las cifras más altas de pacientes cumplidores se daban entre aquellos que presentan algún grado de dependencia (64%). Sin embargo, en aquellos con autonomía total es mayor el porcentaje de no adherentes.

Más información en el PDF adjunto 

Menú NOTICIAS

Noticias destacadas