Objetivo 2012: Salvar el Sistema Nacional de Salud

  • 29/03/12
img

PUBLICADO EN NUBEROS Nº 64. La organización colegial española apuesta por UN pacto de estado entre administraciones, profesionales y pacientes

Con el nuevo año, España ha estrenado ministra de Sanidad. Y Ana Mato recibe esta cartera en el momento que todos los expertos califican como el más crítico de la historia de este país en lo que se refiere a la sostenibilidad del sistema sanitario. En los últimos meses hemos presenciado cómo hospitales públicos hacían expedientes de regulación de empleo (ERE); los gestores dejaban de contratar profesionales para cubrir las bajas por enfermedad o maternidad –con el consiguiente riesgo para el paciente– o los contratos temporales se rescindían con total independencia de cuáles eran las necesidades asistenciales.

Y la enfermería, que era una profesión que, en la inmensa mayoría de las comunidades autónomas, disfrutaba de un paro francamente reducido, ha visto cómo el desempleo se disparaba y muchos profesionales se encontraban sin ser contratados ni un solo día al mes. Todo ello ante la más absoluta inoperancia de la inmensa mayoría de los sindicatos, más preocupados por sus propias guerras e intereses, es decir, en salvar como sea el número de liberados del que disfrutan y ver mermar lo mínimo los fondos que reciben históricamente de la Administración.

Se avecina un año realmente difícil para la sanidad. Y el problema es que, aunque conocemos que la situación en general es mucho más grave de lo que se pensaba, a día de hoy no hay información específica al respecto. Hasta el momento, los datos de la deuda del Sistema Nacional de Salud son absolutamente extraoficiales y puramente estimatorios y, aun así, las cifras barajadas resultan escalofriantes. Son nada menos que 17.000 millones de euros los que conforman el agujero que los expertos citan en sus cálculos.

El problema es que si nos atenemos a criterios económicos –que lamentablemente, a día de hoy, son los prioritarios– la sanidad pública, universal y gratuita podría ser vista como un auténtico lastre para la recuperación del país. Algo que llevaría al traste el que ha sido el principal pilar de nuestro estado de bienestar y un referente en todo el mundo. Porque, aunque el Sistema Nacional de Salud sea considerado el séptimo mejor del mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el tercero según el ranking Newsweek, si nos atenemos a la accesibilidad probablemente sea el mejor.

 

Un sistema sanitario único

Tenemos una sanidad magnífica que ha permitido una democracia universal en el acceso y el uso de todos sus recursos. Cualquier persona, en caso de necesitarlo, tiene acceso a los trasplantes más complicados, a los tratamientos más novedosos y a las cirugías más innovadoras, todo ello con independencia de quiénes seamos, cuánto ganemos, dónde vivamos o qué ideología tengamos. Y, en este sentido, cabe recordar que, a día de hoy, existen países conocidos por su trayectoria democrática y por encontrarse entre las primeras potencias del mundo, a nivel tanto económico como social, donde todos los días hay gente que muere o se queda con importantes secuelas por el mero hecho de no tener dinero para pagar los tratamientos más adecuados o la tecnología más avanzada a la hora de afrontar su patología.

Ante este escenario de incertidumbre económica respecto a la sostenibilidad de nuestra sanidad, la realidad pasa por que el objetivo primordial para el año 2012 no puede ser otro que la necesidad de salvar el Sistema Nacional de Salud. Y para el Consejo General de Enfermería de España esta opción implica necesariamente un Pacto de Estado por la Sanidad. Un mensaje que se le trasladó a la ministra Ana Mato en el primer encuentro mantenido y donde se le hizo saber que "encontrará siempre en el órgano regulador de la enfermería española, la lealtad, el diálogo y el respeto institucional que siempre nos acompaña".

 

Un Pacto de Estado necesario

Para el Consejo, la hoja de ruta del Pacto de Estado debería pasar por realizar, cuanto antes, una radiografía fidedigna, exacta y sin adornos de cómo está actualmente el Sistema Nacional de Salud y cuáles son sus puntos débiles. Según indicó el presidente, Máximo González Jurado, "quienes conocemos la sanidad sabemos bien que, ahora mismo, podrían ahorrarse millones de euros llevando a cabo una gestión responsable, unificada, eficaz, protocolizada, coherente y sostenible. Y nosotros tenemos ya investigaciones científicas elaboradas por enfermeras que están realizando sus tesis doctorales para la universidad y que prueban cómo una gestión y una coordinación profesionalizada de determinados servicios asistenciales supone un ahorro importantísimo al sistema".

Y es que todas las medidas aplicadas hasta el momento han sido manifiestamente ineficaces para frenar el agujero del gasto sanitario que, a pesar de todas ellas, no ha hecho más que crecer y crecer. Ni los recortes salariales –que los profesionales acataron con ejemplaridad, como una aportación necesaria para seguir disponiendo de una sanidad pública de calidad–, ni las medidas relativas a recortes en precios de medicamentos y prescripción de genéricos han aliviado sustancialmente el problema.

Tampoco resultó efectiva la partida de 1.700 millones de euros concedida por el anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a las comunidades autónomas para cubrir las necesidades de la sanidad durante su única conferencia de presidentes convocada en septiembre de 2005. Y es que, cuando este dinero llegó a las consejerías de Hacienda, la gran mayoría de las comunidades autónomas decidió destinarlo a otros menesteres absolutamente ajenos a la prestación sanitaria y, al final, la sanidad no vio ni un euro.

El nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya llevaba en su programa el desarrollo de un Pacto de Estado por la Sanidad. Sin embargo, a día de hoy, resulta vital que esto sea un verdadero ejercicio de diálogo, una búsqueda real de soluciones que permitan sacar adelante el Sistema Nacional de Salud. Porque nos enfrentamos a una deuda de más 20.000 millones de euros que va creciendo cada día como consecuencia de una gestión inadecuada de los recursos. Y, como resultado de ello, estamos ante un serio riesgo de que entre en bancarrota y perdamos el acceso a uno de los derechos constitucionales como es la asistencia sanitaria. Lo que hace falta, por tanto, es un verdadero Pacto de Estado y no las escenificaciones llevadas a cabo en esta legislatura por determinadas fuerzas políticas en el Congreso y en el Senado.

 

Con el compromiso de todos

Según el Consejo General de Enfermería, para poder tener unas mínimas garantías de consenso es necesario que se cumplan dos condiciones previas: dejar atrás el interés puramente político, ideológico, corporativo o institucional; y dar participación a todos los agentes implicados, es decir, administraciones públicas, partidos políticos, profesionales sanitarios y los propios pacientes y ciudadanos. "Y estos últimos son fundamentales de cara a que conozcan, de primera mano y desde el minuto uno, cómo está la sanidad actual y cómo podemos salvarla. No podemos pedir sacrificios a unos y otros si no contamos con ellos desde el principio".

Una vez cumplidas estas dos condiciones, el siguiente paso consistirá en decidir qué sanidad queremos, cuáles serían las prestaciones que deseamos para un futuro a medio y largo plazo. Además, será necesario consensuar bajo qué condiciones van a prestarse, determinando claramente cuál va a ser su coste, y cómo vamos a pagarlas. Y justo en este último punto, entrarían las posibles medidas a adoptar para garantizar la atención sanitaria del futuro. Es necesario, por tanto, llevar a cabo una verdadera hoja de ruta de la sanidad.

 

Prescripción y especialidades, pendientes

La crítica situación actual del Sistema Nacional de Salud no eclipsa en absoluto ninguno de los temas enfermeros que están también en la agenda de Ana Mato. La ministra de Sanidad deberá concluir el actual proceso de regularización de la prescripción enfermera, cuyo proyecto de real decreto se encuentra en fase de consulta, así como terminar de desarrollar la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias con iniciativas especialmente necesarias como son los Registros de Profesionales Sanitarios, una herramienta imprescindible para garantizar, tanto a los pacientes y ciudadanos como a los propios profesionales, la calidad asistencial del sistema sanitario, así como sus derechos y su seguridad.

Lo cierto es que para poder salir algún día de la situación tan crítica que sufre el Sistema Nacional de Salud resulta imprescindible que, entre las diferentes medidas que se vayan a poner en marcha, se incluyan aquellas que permitan aprovechar, desde un punto de visita tanto asistencial como de gestión, el importantísimo potencial actual de la enfermería española que, con el reciente desarrollo normativo, ha pasado a ser la más avanzada del mundo. Es necesario, por tanto, avanzar en la implantación de las especialidades enfermeras, ya aprobadas, y sacar adelante Enfermería Médico-Quirúrgica, cuyo plan formativo está ya consensuado y aprobado por su Comisión Nacional.

La profesión seguirá, sin duda, avanzando en 2012 ya que la realidad para porque a los responsables sanitarios no les queda más remedio que ignorar los interés contrarios al desarrollo enfermero, todos ellos retrógrados, corporativistas y trasnochados, para apostar por el futuro. Un futuro que implica permitir que los pacientes se vean beneficiados, cuanto antes, de profesionales magníficamente preparados, unas enfermeras con formación universitaria de Grado, especialistas, facultativas y prescriptoras, pero, sobre todo, volcadas con la salud y la seguridad de sus pacientes, y comprometidas en mantener e, incluso, superar las cuotas de calidad de la asistencia sanitaria.

Iñigo Lapetra (Director de Comunicación del Consejo General de Enfermería de España)


En Cantabria trabajaremos por el pacto sanitario

Incluimos en este número de la revista un artículo de opinión realizado por el responsable de comunicación del Consejo General, pues refleja de forma clara y concreta el posicionamiento de la organización colegial y del Colegio de Enfermería de Cantabria.

Considero una obligación de la Junta del Colegio el dedicar los esfuerzos necesarios para lograr ese necesario pacto, que logrará el equilibrio del sistema sanitario, al tiempo que velamos por el mantenimiento de la calidad de atención al usuario.

Entendemos la necesidad de ajustes dentro de la gestión del sistema público de salud, pero no admitiremos que se tomen atajos rápidos para la solución del problema de financiación, pues suelen basarse en los recortes en los servicios y en las privatizaciones, que siempre suponen medidas no equitativas que generan desigualdad entre la población y rompen con el principio fundamental de atención universal de nuestro sistema.

Asumimos que, lógicamente, las medidas que se deban tomar van a suponer un esfuerzo adicional a la hora de realizar nuestro trabajo, ya que nos veremos obligadas a aumentar los ratios del servicio, además de optimizar aun más los recursos. Pero reclamamos que la Administración asuma también su responsabilidad y actúen de la misma manera.

Ahora más que nunca, estamos dispuestas al diálogo, pero seguiremos firmes en la defensa de los principios que siempre han marcado nuestra actuación profesional.

Menú NOTICIAS

Noticias destacadas