728 x 90

El Colegio de Enfermería y el sindicato SATSE van a impugnar la última instrucción administrativa del SCS para Atención Primaria

  • 30/05/19
img

La instrucción administrativa  firmada por la gerente de Atención Primaria del SCS, Alicia Gómez,  tras los cambios hechos efectivos desde el pasado 1 de mayo va  a ser impugnada por el Colegio de Enfermería de Cantabria y el sindicato SATSE porque aseguran que está creando un enorme caos organizativo en  Centros de Salud, como en el de Vargas en Santander,  al interferir en las competencias enfermeras y en el acuerdo al  que el colectivo  llegó con el SCS que desconvocó la primera huelga enfermera en más de 40 años en Cantabria,  y que fue  ratificado  en  Mesa Sectorial y  aprobado en el último Consejo de Gobierno.   

Este anuncio se ha hecho público ayer en la Asamblea convocada por el Colegio de Enfermería a la que han acudido más de cincuenta enfermeros que han manifestado sus quejas por las situaciones que están sufriendo derivadas de la popular instrucción administrativa, que contempla que los pacientes sin cita que requieran atención urgente pasarán a través del personal administrativo a las consultas enfermeras, en vez de especificar que,  según  sus necesidades, les atenderán en las consultas médicas o enfermeras.  Y es que los servicios jurídicos, tanto del SCS como del Colegio y del SATSE, aseguran que una instrucción se tiene que cumplir pero siempre que respete las competencias establecidas para cada colectivo.

En la asamblea también se han expuesto muchas incidencias que se están registrando en Centros de Salud, entre ellas varias agresiones verbales, problemas que hay que denunciar oficialmente para realizar un informe pormenorizado que ya está elaborando el Colegio de Enfermería. Estas incidencias siempre están vinculadas a cuestiones que exceden las competencias enfermeras y que “marean a los pacientes” mandándoles a consultas enfermeras cuando solicitan y necesitan actos médicos.

El Colegio de Enfermería ha dejado claro que la instrucción “es un desastre, genera un enorme caos organizativo que sufren los profesionales y los pacientes, y está enfrentando a colectivos profesionales”.